miércoles, 18 de junio de 2008

Oslo y el Museo Vikingo



Para los amantes de la geografía, el emplazamiento de Oslo, capital de Noruega, es; 59º54’ N, 10º45’E. Situada en el fondo del firdo de su mismo nombre, el cual se extiende en sentido Sur – Norte durante 109 kilómetros. Nace en las aguas del Canal de Noruega, paso navegable que separa la península Danesa de Noruega, siendo parte del Mar del Norte. La navegación por el fiordo, no reviste problemas de hielos durante todo el año, teniendo un calado medio de 11 metros.

Las aguas de Noruega, a pesar de las latitudes por las que nos movemos, son relativamente cálidas, debido a la influencia de la Corriente del Golfo, la cual fluye desde las lejanas aguas del Golfo de México. En Oslo, las temperaturas durante el verano oscilan entre los 28,9º de máxima y los 4,7º de mínima, siendo la media de aproximadamente 16º. Son temperaturas muy agradables, pero sometidas a cambios bruscos, por lo cual, es conveniente incluir en nuestro equipaje, ropa de abrigo.

Cuando el barco esté amarrado, nuestra inmediata necesidad al saltar a tierra, será orientarnos. Para ello, debemos buscar el muelle situado junto al Ayuntamiento, de nombre Radhuset como referencia, pues es desde él donde parten los pequeños barcos de pasaje que hemos de utilizar para ir a el Museo Vikingo. Pero ese es otro tema y lo que ahora nos interesa es orientarnos. La página web del puerto de Oslo es: www.ohv.oslo.no

Para emplazar los muelles de atraque de los barcos de crucero, utilizamos el Ayuntamiento como referencia, pues estos se sitúan a su derecha (Este), a lo largo de las dos caras de una especie de triángulo o pico, cuyo vértice izquierdo es ocupado por el Ayuntamiento, edificio fácilmente reconocible al estar construido en ladrillo de color rojo. En la cara Oeste de este triángulo (la más próxima al Ayuntamiento), está el muelle de Akershusstrada. A continuación y siguiendo hacia la punta del triángulo, el muelle de Vippetangen. Si no vemos el Ayuntamiento, nos encontraremos al otro lado del triángulo, en el muelle de Revierkaia. En este muelle, los barcos de crucero comparten su utilización con la terminal de ferries de compañía DFNS, lo que también nos puede servir como elemento de situación. Dentro de este triángulo o pico y elevado unos metros sobre el nivel de los muelles, tapando la visión entre los mismos, se sitúa un promontorio arbolado. Dentro de el mismo, se emplazan el conjunto de edificios que componen la fortaleza de Akershus Fortess.



Si nuestro barco ha amarrado en el muelle de Revierkaia, nos tendremos que desplazar hacia la zona del Ayuntamiento, bien siguiendo la línea de los muelles, primero hacia el vértice sur del triángulo y luego caminando por los muelles de Vippetangen y Akershusstrada. Es un paseo de unos 1.000 metros. Sin embargo, la forma más rápida de llegar, será atravesar los terrenos de Akershus Fortess, para lo cual, tomaremos cualquiera de las calles peatonales perpendiculares al muelle.

Oslo es famosa, por ser en su Ayuntamiento donde se entrega el Premio Nobel de la Paz, por su hermosura, limpieza y buenos servicios, por sus monumentos, museos, etc. Pero es su vocación marinera lo que la hace conocida en el mundo entero. Esta vinculación con la mar, está plasmada en los numerosos eventos náuticos que es sus aguas se celebran, en sus 10 marinas deportivas, en sus museos Navales, Kon Tiki y Vikingo.

Es este último de visita obligada; www.khm.uio.no . En el podemos contemplar magníficamente conservados 3 grandes barcos vikingos de hasta 24 metros, un pequeño barco de pesca y una cabaña. El precio de la entrada en de 50 NOK (6,29 €)
.

Para trasladarnos hasta ese museo, sito en la Avenida Huk, número 35, no hay mejor sistema que utilizar los barcos de servicio que parten del muelle del Ayuntamiento, aunque alternativamente, la línea 30 de los autobuses urbanos nos lleva hasta el. Sin embargo, estos pequeños barcos (www.boatsightseeing.com) son, los que por 20 NOK (2,5 €) ida y vuelta, nos transportar hasta el embarcadero de Dranningeu, 1ª de sus escalas. A unos 600 metros, caminando por la calle que parte del mismo, se encuentra el museo. El paseo es muy agradable, discurriendo por una zona de casas ajardinadas. Acabada la visita, volvemos a re-andar el camino realizado hasta llegar al muelle. Allí, bien podemos embarcar rumbo a el museo Kon Tiki y del Mar, 2ª de las paradas del barco, bien volver al muelle del Ayuntamiento para retomar nuestro paseo por la ciudad de Oslo La travesía discurre por la parte Oeste del puerto de Oslo, entre marinas deportivas, la terminal de ferries de Color Line, muelles comerciales, siendo otra forma de contemplar la belleza de esta ciudad.


Pasear a pié por las calles de Oslo es un placer. Al estar los muelles de atraque de los cruceros casi en el mismo centro, podemos recorrerla sin problemas de tiempo, disfrutando de sus rincones y avenidas con toda tranquilidad.

Toda la información referente a la ciudad, la podemos encontrar en la página; www.visitoslo.com . La página, como las citadas anteriormente, está en varios idiomas (en esta, incluso en castellano), siendo el ingles la lengua de comunicación habitual. Este idioma lo habla prácticamente toda la población noruega. De todas las maneras, si nuestro dominio de esa lengua no es muy fluido, sin problemas. Los noruegos son gentes amables y con ganas de agradar e intentarán entendernos de cualquier manera.

Eso si, una precaución a tomar. Si nos sentamos en una terraza o en bar a consumir una cerveza, preparar la cartera, pues nos va a salir realmente caro. Una cerveza puede costar mas de 6 €, precio elevadísimo para nuestras costumbres. Pero, es que en Noruega, a parte de su alto nivel de vida, el consumo de alcohol está fuertemente penalizado vía impuestos al consumo. Cada lugar que visitemos tiene sus inconvenientes.

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto

La "foto" con la que me presento; "Obelix",es la imagen de la persona que me gustaría ser.