martes, 5 de agosto de 2008

Parque Asterix (Paris)





Tras leer un comentario sobre este, cuanto menos “particular” parque de atracciones o como lo quiera cada uno denominar, no me resistido a tentación de escribir “el lugar de residencia” de mis ídolos; Asterix, Obelíx, Idefix y toda la panda. Lo visité hace ya algunos años, guardando de él un grato recuerdo y una imagen bastante viva de algo tan tremendamente original, pues es el reflejo vivo del lugar donde se inician las aventuras de esos personajes en sus historias ó comics. Una hermosa figura de Obelíx, adquirida en “ese sitio”, está en sitio preferente en mi casa, no solo por su efecto estético, si no más bien por el carácter representativo de este personaje, figura a la que sus creadores dotaron de una serie de valores personales “espléndidos”, como todos los demás pobladores de ese irreductible poblado Galo, pues en cada uno de ellos hay representados muchas de las virtudes y defectos de todos nosotros.

Pero, ya me he enrollado como una persiana y aquí de lo que se trato es de intentar ayudar a los posibles viajeros, a decidir si lo visitan o no.

Empiezo por lo práctico. Lo mejor, visitar previamente su página web; www.parcasterix.fr/ , en francés pero fácilmente comprensible en lo básico y que nos a facilitar los datos básicos, como emplazamiento, precio, horarios, días de apertura y otras cosas; por supuesto dependiendo de nuestros conocimientos de ese idioma, pero que aún no sabiendo casi nada, cual es mi caso, siempre ayuda.

El parque está situado a unos 30 kilómetros al norte de París, en la localidad de Lille. Se accede directamente desde la autopista por una salida especifica para el mismo entre las salidas 7 y 8 de la misma. También hay autobuses directos desde la ciudad del Sena, ó se puede utilizar, tal y como yo hice una combinación de ferrocarril y autobús que parte de la estación de Roissy con bastantes frecuencias.

Antes de decidir ir hacia el mismo, hemos de entender que este parque ya tiene unos añitos y desde luego en casi nada se puede asemejar a los “Típicos” tan en boga en estas épocas, tanto por tamaño como por la calidad de sus atracciones feriales; si esos inventos en los que muchas personas se suben para luego, al bajar devolver hasta la primera papilla y maldecir en todos los idiomas, si quedan fuerzas. Hay engendros de ese tipo, supongo que habrán mejorado desde mi visita, pero no excesivamente, pues el parque esta muy constreñido por sus dimensiones y emplazamiento. Todo mejora y no creo que ellos no vayan a ser la excepción y eso que son franceses.

Si ya te estás decidiendo a ir, ahora intentaré narrarte mis impresiones personales. El parque es un poblado galo muy semejante al de los dibujos de los libros, con un ambiente netamente “Galo”, tanto en su extensión de la palabra a los pobladores de Francia, como lo que es mucho más importante, la recreación de ese poblado del Finisterre Francés donde habitan esos personajes. En el pueblo habitan todo tipo de profesionales en sus talleres, como canteros, herreros, carpinteros, alfareros y otros oficios ancestrales, los cuales realizan su labor normalmente, dando la impresión de que son profesionales de estos antiguos menesteres y han trasladado su lugar de trabajo de su taller habitual a los escenarios, que son sus talleres en el parque. Si a uno le gusta ver trabajar a verdaderos artesanos en oficios casi desconocidos para muchas gentes de estas épocas, este parque es un buen lugar para aprender. Recuerdo como memorable la experiencia que tuve con el herrero, comunicándonos por signos y chapurreando algo de ingles, pues me mostró como se forjaba una buena espada, comprobando lo magníficamente que el tremendo peso del espadón estaba repartido.

Las atracciones tipo feria, por denominarlas de alguna manera, están bastante bien integradas en ese entorno que es la recreación del poblado, tanto por respetar una arquitectura de las edificaciones, como la vestimenta de los figurantes, muy similares a la plasmada por René Goscinny y Albert Uderzo en sus historietas, aunque como he dicho antes, no son precisamente como para echar cuhetes al aire.

Sin embargo, los creadores del parque, supongo que previniendo los gustos de los futuros visitantes, han integrado con mas pena que gloria una zona acuática de espectáculos con animales marinos, que a mi parecer desentona con el ambiente y que creo no tiene origen en ninguno de los albúmenes del personaje que da nombre a la instalación. Si la memoria no me falla, algo muy posible por eso de los achaques de la edad, la relación del poblado con la mar se limita a los consabidos hundimientos del barco pirata y a el personaje del pescatero del poblado. En fin, el estanque no me parece que pegue demasiado con el entorno.

Resumiendo, es un lugar curioso para ir si se tiene tiempo o se es un fan acérrimo de Asterix, Obleix y compañía, pero que no justifica un viaje, más cuando Francia tiene multitud de cosas interesantes que mostrar.

Gaztelupe
belagile1@gmail.com

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto

La "foto" con la que me presento; "Obelix",es la imagen de la persona que me gustaría ser.